lunes, 21 de diciembre de 2009

El gran bufé

Cada vez más, especialmente en este punto de mi vida, voy pensando y soñando en buscar escribir sobre gastronomía, porque esta es la pasión más fuerte en mi vida. No hay nada que no pueda relacionar con un restaurante, un plato o un estilo de comer. El mundo es para mí un gran festín y así me es natural apreciarlo: es mi estilo de vida. Si alguien decidiera que no tengo derecho a perseguir esto, me jodería la existencia. Así de simple.
Lo mejor del mundo es un buen bufé (como cuando existía "Le Cirque" en el D.F., después de ellos nadie y cómo los extraño).

Justo así me imagino al Estado perfecto e ideal. Todavía más en México, uno de los países con una diversidad (gastronómica y no) tan amplia y apabullante, imagino un bufé al que TODAS las familias están invitadas. Sueño con una variedad de platos que todo buen restaurante debe ofrecer según los gustos y necesidades de TODOS los comensales, simplemente para tener una razón de ser. Un lugar en que todos puedan comer según sus pasiones, donde el hecho de que personalmente no nos guste el plato del de junto no implique que cuestionemos que esté puesto en la mesa para quienes lo prefieran al nuestro. Donde no se pierda tiempo en juzgar lo que comen los demás (aunque eso más bien nace del disfrutar el propio plato y no envidiar la felicidad ajena).
Para que quede claro, esta simple y deliciosa metáfora quiere decir que este blog y el que lo escribe está a favor del matrimonio entre personas del mismo sexo.
Porque en un restaurante ideal, me imagino a mi paisano Genaro Lozano con su pareja y su hija Ana cenando en la mesa de junto, disfrutando como tod@s del gran bufé. Un país en el que los grandes hombres y mujeres puedan casarse, donde esta historia pueda ocurrir. Ese es el restaurante-Estado que añoro que exista.
Porque de no ser así, lamentablemente, mi recomendación como crítico será largarse de esa mesa para nunca volver.

sábado, 19 de diciembre de 2009

Ya aparecí

Regreso por todos aquellos que llamaron a Locatel y me reportaron como extraviado. Por los que fueron desconsolados a buscarme a la morgue y a la cruz verde. Por quienes dejaron pedacitos de pastor (o tal vez de chicharrón) como carnada en lugares estratégicos a ver si salía yo de mi escondite a tragármelos. Por los que fueron alarmados a buscarme al Solid Gold, y al no encontrarme ps ya aprovecharon el viaje, you pigs. Por quienes llamaron a la lista entera de la Sociedad Mexicana de Gastroenterólogos pidiendo razón de un apuesto mozalbete finado tras una sobredosis de tacos. Por todos aquellos que enviaron e-mails con .jpg's en los que luzco radiante al programa de Jorge Garralda, así como a XHTV al servicio de la comunidad.
Estoy vivo, mis queridos.
Gracias, muy amables. He regresado por ustedes. Y regresé con actitud: detesto esa estúpida postura de ya no hacer nada porque son los últimos días del año y ya se termina todo y ya pa qué y Feliz Navidad. No. Seguimos vivitos y posteando hasta el último segundo del 2009.

Grandes e importantes cosas han ocurrido. Para presumir la más grata de todas ellas:

Kyri y yo hemos aparecido en "Gourmet Garage", el blog de IZ, una poetisa mexicana de las buenas. Nuestra foto es la primera de un especial llamado "The more I see of man, the more I like cats". Por favor no se lo pierdan. Kyri sale guapísima y yo muy enigmático. Estoy muy orgulloso.


lunes, 30 de noviembre de 2009

Lo que importa (Reflexiones tras coincidir con don Jordi Pujol)



Confieso que soy (era) un arrogante y un narcisista. Siempre pensé que era preferible ser así a ser un agachón. Fue así como la vida lo notó y decició poner a prueba mi humildad estos tres días pasados, en los que trabajé en Acapulco como parte de la producción que inauguró el Hotel Encanto. Visítenlo. Estuve pues en contacto con una ola de egos, intereses y modales que me pusieron mentalmente al límite en un momento en el que el calor y el esfuerzo pueden también con el físico. Y - ahí humildemente - superé la prueba.
El sábado por la mañana, coincidí con don Jordi Pujol i Soley.
Sí.
Tantos siglos, tantos mundos, tanto espacio, y coincidir. Fortuna de coincidir con un hombre más grande que su propia existencia, un hacedor de historia, un defensor de la democracia. Alguien que en verdad luchó por su cultura e ideales y venció. De repente me lo topé...Ahí estaba, caminando junto a mí. Quería decirle eso: un honor conocerlo y huír de su campo de visión para no importunarlo.
Pero no me atrevía. Asumí que de manera natural sería arrogante: Un hombre mayor, millonario, poderoso, durante un día de descanso, en sus dominios.
Fue él quien sorprendentemente dijo el primer "Buenos días". Supuse que sería un buenos días, un placer conocerlo, hasta luego. Pero no. Él tuvo curiosidad por saber sobre mí, ingenuidad por asumir que yo desconocía quién era él; gracia para intercambiar impresiones sobre México, España, familias, climas y gustos. En suma, demostró una humildad apabullante. Fue literalmente un gran placer conocerlo. Aprendí de un gran maestro y desde ahora desprecio la arrogancia.

La arrogancia no distingue lo que importa.
Lleva la atención hacia lugares poco convenientes: críticas, altiveces, percepciones erróneas, detalles irrelevantes.
Lo que importa es la gente (el coincidir). La risa de mi hermana cuando mira reír a un perro. Los atardeceres en los que el sol se hunde en el mar de Acapulco. Las letras descuidadas de mi madre enviando bendiciones a través de un teléfono móvil. El agua de jamaica con un toque de gengibre y canela. Los ojos de amigos y familia que intentan mirarse a distancia a través del Twitter y el chat. La buena educación, la cortesía, los modales y los buenos días, que en definitiva: me encantan. El reconocimiento al esfuerzo y la atribución de los triunfos al equipo. Lo bello, lo viejo y lo trascendente. Y lo similar.

Todo lo demás, se puede ir mucho a la chingada.

...

jueves, 19 de noviembre de 2009

¿Te sobran $15,300 pesos más gastos de envío?

Siempre pensé que sería interesante que mi mascota tuviera otra mascota. Así, con base en su rendimiento para con su animalillo, yo me portaría con ella. Y parece que la oportunidad ya está aquí. La nueva moda en mascotas viene desde el Reino Unido, donde los micro-cerditos están causando furor. Jane Croft ha creado una línea de pequeños cerditos diseñados para caber en una taza de café. Si se te antojaba tener un cerdo como mascota, ahora ya es posible en términos de espacio y practicidad: tu habitación (por muy reducida que sea) es como un gran patio para ellos, son increíblemente limpios, no tienes que llevarlos a pasear porque es fácil entrenarlos para ir al baño, sus vocecillas son tan pequeñas que casi no hacen ruido y no sueltan pelo.
Recordemos además que los cerdos son una de las especies más inteligentes y parecidas al hombre.
Lo único malo, un micro-detalle: aunque viven en promedio 18 años, cuestan 700 libras cada uno.
Ni modo.

miércoles, 18 de noviembre de 2009

El 28

Emulando a la Galle, he aquí mis 28 en mi cumpleaños No. 28:

1. QUIERO MÁS. No se si me lo merezca, pero mi vida ha sido verdaderamente maravillosa y deseo muchos más años, cuantos más mejor, para seguir viviendo. Es más, para terminar todo lo que ya inició, no me queda ya tiempo suficiente.

2. Sí estoy feliz, pero al mismo tiempo estoy muriendo de nostalgia y melancolía. Hay muchas cosas que debí haber hecho y no hice, muchas cosas en el tintero, mucha gente que ya no está. Esta puta panza cervecera tiene que irse antes de cumplir los 30.

3. No tengo miedo a morir. La vida me enseñó en 28 largos años que no siempre puedes tener lo que quieres, que a veces te toca y te te aguantas y te jodes. Así que si lo que me toca es morirme, venga.

4. Lo único constante en mi vida es México. Mi amor más fiel sin duda. Con todo y con todos (hasta con mi hermana a quien amo con locura) he tenido por lo menos un periodo de discordia o desencanto en la vida. Con México no. Lo adoro con la misma fuerza que desde niño, es algo instintivo, más grande que yo. Amo México, soy México, vivo por México y sin México no sería nada. A mí este país nunca me ha decepcionado, sólo me ha colmado de alegrías y bendiciones. Si es que un día me decepciona estoy dispuesto a perdonarlo. Le estoy agradecido. Se lo merece.

5. Por lo menos desde hace cuatro años, no habido ni un sólo día en que no recuerde a mi abuela. Quizás está más presente que cuando estaba viva. Me duele mucho pensar en esos intervalos de dos o tres días en los que de niño no le llamé por teléfono para saludarla. Todavía tengo noches en las que me entran ganas de morir a ver si me reencuentro con ella. El tiempo pasa y no la supero.

6. Ya quedamos que soy de México, y que mis raíces están en Europa, donde hasta la fecha he vivido meses mágicos. Ya inicié una relación extraña con Asia, que espero continúe y sea deliciosa. Me urge que llegue eso para proseguir con Medio Oriente y vivir un tórrido romance con África. Quizás al final, una canita al aire con Oceanía no estaría mal.

7. Estoy feliz por vivir de mi cerebro. Tengo que cuidarlo porque sin él no tengo un trust fund, ni familia adinerada, una esposa que me mantenga, ni nada de eso. Las chambas en las que he estado las he mantenido por mi trabajo y esfuerzo. No sé en el futuro, pero de momento, no me ha caído nada de gratis. Cerebro es a El que Escribe lo que
nalga es a Jennifer Lopez.

8. Mi número es el 8. Nací un 18 en el 81. Siempre hay ochos e infinitos en mi vida. Soy fan. Un ocho es un guiño de Di*s. Y ya que tengo 28, pensemos que tengo dos veces ocho.

9. Ah sí, nací en la del Valle y estoy orgulloso de mi barrio. No tan extremo, pero mi historia personal sí es bastante tipo Jenny from the block, I used to have a little now I have a lot. True story, en cines próximamente.

10. Esperé tres años para tener el DVD de La Última Mirada. La busqué por todas partes. Escribí a la casa productora, fui a Mix-Up, a Gandhi, a Sanborns. A todas partes. Hoy, una gran amiga me lo regaló. Qué emoción. La cereza en este pastel: Haber podido contarle esto mismo a Patricia Arriaga Jordán, la escritora, directora y productora de esta obra. Qué foerteee.

11. Uff, ya me estoy sintiendo muy narcisista. (Lo soy, pero faltan 17 puntos más, ya de aquí en adelante me voy rápido).

12. Uhm...Mi tipografía favorita está entre Bleeding Cowboys y Gill Sans.

13. Hoy es el penúltimo capítulo de XY, me lo perderé sólo porque mi cumpleaños cayó en miércoles.

14. El mejor pastel de cumpleaños es un Kremuvka, y como eso sólo se consigue en ciertas partes de Cracovia, la segunda mejor opción es el Sacher Torte que hace la pastelería Kranzkuchen en la Col. Álamos de la Ciudad de México (Ni el Sacher del hotel Sacher en Viena está tan rico).

15. Nunca me han hecho una fiesta sorpresa. Cada que llego de viaje y dejo mis maletas en el suelo me espero a todos mis amigos saliendo de detrás del sofá y gritando SORPRESAAAA. Pero eso no ha ocurrido, gracias.

16. Si es comestible no sólo puedo comerlo, sino que me encanta.

17. La vida sin chicharrón prensado, pastor y/o tocino, sería más fácil porque no estaría gordo, pero sería francamente un asco.

18. No, no mamen, lo dejamos en 18. Les debo las diez que siguen, si es que alguien sigue leyendo. Ah: Be careful what you wish for, alguien me deseó feliz cumpleaños, y en efecto, estoy FELIZ. Un beso grande.


lunes, 16 de noviembre de 2009

Esos paisanos en Berlín

















East Side Gallery, restos del Muro de Berlín.

Pude haberlo escrito yo. Para mí también fue un sueño.

...

sábado, 14 de noviembre de 2009

Shakira siempre fiel (entre otras cosas)

Sólo una vez en la vida me fui de pinta: en 1998. Digital 99 recibió una copia de todos los dibujos a lápiz que hacía en ese entonces y (qué oso goei) descubrió que era yo uno de los mayores fanes de Shakira en México en ese entonces, cuando acababa de salir ¿Dónde están los ladrones? así que me otrogó el merecido premio de irla a conocer en persona. Fue así como fingí que iba a la escuela (obvio mis padres nunca sospecharon nada, siempre fui ñoñérrimo), tomé el metro y me dirigí al Toks de Polanco a devorar molletes mientras esperaba pacientemente la hora de verla en carne y hueso. True Story: Me cantó (a mí, a mí, a mí) la canción de "" con su guitarra. Histórico. Era ya desde aquella época hermosa y bajita, con esas espirales estrechas de colores recubriendo mechones delgados de su pelo negro. Me abrazó muy lindo (su cara a la altura de mi esternón) cuando vio todos esos dibujos de ella que hice. Neta estaban excelsos, no sé por qué se los regalé todos. Qué burro. Espero que mínimo hayan llegado a un bote de basura de Barranquilla Colombia y no automáticamente se hayan quedado por ahí en un bote de basura del Hotel Marriott del D.F. Uno de los mejores conciertos que he visto en mi vida fue el de Shakira en el foro Sol en mayo de 2007. Está hermosa, es encantadora y además, seas quien seas, te sabes el 80% de las canciones si es que has vivido en Hispanoamérica. Fue saliendo de allí donde compré una fina y piratísima taza donde ella se ve muy acá.
La usé para tomar café en la embajada asiática donde trabajaba entonces, cuando era un gordo desconocido y de bajos recursos. Han de saber que mis coworkers de antaño SORBEN el café cual osos hormigueros, por lo que, cuando descubrí que no respetaban la propiedad privada en la oficina y que de cuando en cuando se echaban su cafecito instantáneo en MI taza, dejé de usarla. Un buen día - así a lo salvaje - decidí dejar atrás la grasa, el anonimato y la pobreza y me largué de allí. Y así fue. No había reparado en la cantidad de procesos internos que he ido viviendo (la mayoría de los cuales están reseñados en este blog). No había reparado en la taza de Shakira.

El jueves, por razones sorprendentemente extrañas y buenas (Si es que, nunca sabemos lo que va a pasar en nuestro futuro porque la vida juega tan irónicamente que nunca creeríamos lo que está a punto de ocurrirnos) volví a ese asiático lugar y allí estaba, reluciente, la pobre. Al parecer - y contrario a lo que yo creía - en esa oficina no sólo se quedó una taza mía. También dejé atrás amigos y (¡!) una impresión sobre mi trabajo bastante decente.

Ha pasado tanto tiempo. La huella del envejecimiento, el cambio y la evolución no sólo está en nuestras nuevas patas de gallo ni en nuestra creciente incapacidad de soportar las mañanas de resaca: también está en nuestros ídolos.
Shakira es ahora rubia y más loba que nunca. Sólo han pasado dos años. Dos grandes años en los que, aunque de repente se me olvide, ni Shakira ni la buena fortuna me han abandonado. Aplausos.

lunes, 9 de noviembre de 2009

Añoranzas tras 20 años de la caída del Muro de Berlín

Extraño a Berlín como se extraña a una amante de noches furtivas. Echo de menos sus calles igual que un hombre casado recuerda las piernas de la última mujer con la que estuvo antes de consagrarse a su esposa.
Cuando elegí esa ciudad para viajar antes de incorporarme a la vida laboral (que, efectivamente, no permite los viajes largos) yo sabía que Berlín era algo pasajero, que eventualmente debía regresar a México. He pasado tres años extrañando su respiración sobre mí y encontrándome a mí mismo perdido mojándome los labios como quien recuerda esas noches de pasión perfectas en las que los cuerpos parecen haber provenido del mismo material y estar hechos en medida, textura y dimensión rigurosamente uno para el otro. Así fue con Berlín, que está hoy de celebraciones.
Cuando lo conocí era ya desde hacía tiempo libre: mucho más libre que yo mismo, aunque aún dividido por un muro invisible. Aún existen los ossies, los wessies y los orgullos arcaicos; pero también existe el miedo al nacionalismo, la carga incómoda de la herencia del exterminio, la mesura y el respeto en los comentarios en público, los judíos berlineses, los turcos berlineses, el alcalde abiertamente homosexual, los kebaps y los curry-wurst por doquier. Hace tres años estaba allí, aún fundido en un abrazo con la ciudad entera, acariciando el lomo del pobre y viejo muro que cumplía años de haber sido derrumbado.
Fue así como - al igual que miles de ciudadanos del mundo desde hace 20 años - me lo crucé de un lado a otro y patée todas sus calles de este a oeste, ida y vuelta cientos de veces y de punta a punta. Y amé cada extremo y cada porción del cielo sobre Berlín, porque justamente ahí fui libre como nunca antes y como hasta ahora.
Berlín estuvo dividido, conteniendo durante veintiocho años los deseos de todos los cientos de miles - un recuerdo para Peter Fetcher y las 192 muertes - que quisieron cruzarlo, reprimiendo tanto amor que cuando se derrumbó el muro la ciudad se desbordó como nunca antes algo se había desbordado en la historia. Todavía a mí, que llegué 17 años después me tocó abundancia, libertad, seguridad y tolerancia. Y por eso, desde aquí con gratitud, celebro también este glorioso día.

miércoles, 4 de noviembre de 2009

Contra el Jalogüín (Del por qué Cuco es un genio)

(Post modificado a partir de una crítica de Plaqueta)
Casi siempre dos son mejor que uno. Siendo regidos por años de 365 días, ¿Por qué no tener tantas fiestas como sea posible? Así es como hace unos años abracé esa jodida y artificialmente creada fiesta del Jalogüín. ¿Qué mejor que celebrar el milenario Día de Muertos Y el nuevo Jalogüín? Pero eso se acabó.
La nueva preocupación es que en México, la tierra de la emoción y planeación de las ofrendas de muertos, este año todos parecieron estar más emocionados buscando cómo iban a disfrazarse mientras cargaban calabazas. Un poco triste, ya que - aunque a muchos se nos olvide -, no somos gringos y a pesar de que seguramente a muchos les sorprenderá enterarse, no nacimos en Nueva York. Por tanto, por favor recuerden que no están obligados a comprar excedentes de producción de material jalogüinesco extranjero y nadie les va a decir nada ni a mirar mal si compran los elementos mexicanos típicos del maravilloso Día de Muertos.
No estoy en contra de la celebración de fiestas de otras culturas (al contrario), estoy en contra de la sustitución de hermosas tradiciones propias por modismos extranjeros. Si quedamos que podíamos tener las dos, ¿Por qué aniquilar una?
Mi opinión personal: Sí a las calaveras de azúcar y chilacayotes, no a las calabazas. Sí al recordar a los muertos con honor, no a pensar en sierras eléctricas y garras de metal en llamas. Sí a las flores de Cempasúchitl y el copal, no a las telarañas y las uñas de bruja. Sí al pan de muerto recién horneado y al chocolate y al piloncillo; no a los
cupcakes o a las calabazas de plástico hechas en China rellenas de M&M's.
Mi amigo Cuco se casó el 31 de octubre. Genial idea. Así, cada que lo inviten en el futuro a disfrazarse para jalogüín, él podrá zafarse de tan esperada ocasión fácilmente: será su aniversario de bodas. En lugar de tener que vestirse como el tipo de
Twilight, él va a poder disfrutar un buen pan de muerto e irse tranquilo a cenar a media luz con la mujer que ama. Eso es saber vivir. Felicidades genio.
.

sábado, 10 de octubre de 2009

Meet Selena Gómez

Porque si no la conoces, es que estás envejeciendo. Porque su nombre resuena en todos los rincones del planeta y ya va siendo hora de que los mexicanos reconozcamos a los personajes que dan una imagen positiva de nosotros en el mundo (léase Alfredo Quiñones, Elsa Ávila, José Hernández, Alondra de la Parra o Patricia Guerra; por mencionar unos pocos). Porque al ser una superestrella de Disney, el ámbito en que nos representa (la farándula, las series infantiles, el pop) es frecuentemente menospreciado y rezagado en nuestras conversaciones cotidianas pero al fin y al cabo es el más mediatizado a nivel global.
Compañera de la nueva reina de los tabloides norteamericanos Miley Cyrus (con quien dicho sea de paso contrasta por llevar hasta el momento una imagen pública sana y libre de escándalos), Selena es de facciones típicamente mexicanas y forma parte de la nueva generación de latinos ultrafamosos que interpretan papeles protagónicos. De hecho, con tan sólo diecisiete años ya es considerada el tercer ícono femenino de origen mexicano más popular en la industria norteamericana del entretenimiento, precedida solamente por Salma Hayek (de quien se confiesa ferviente admiradora) y Eva Longoria.
De padre mexicano, nacida en Nueva York y criada en Texas, Selena Gómez ha declarado sentir un profundo orgullo por su herencia mexicana, hablar un español básico y adorar los tamales. Es protagonista de la nueva película de Disney Wizards of Waverly y su disco Kiss & Tell ha debutado en la posición #9 de Billboard y en el #2 de iTunes. Es además la embajadora de UNICEF más joven en haber viajado recientemente a Ghana África para captar la atención de los medios internacionales y crear conciencia sobre los programas de esta organización.
Así, esta extraordinaria chicana que seguramente dará mucho de qué hablar es una suma de elementos completamente adorables: talento, encanto y frescura, que la convierten el modelo a seguir ideal no sólo para las adolescentes mexico-americanas, sino para las de todo el mundo.


viernes, 2 de octubre de 2009

En Tamaulipas está el Cielo

Ese México maltrecho y corrupto contra el que estamos peleando parece estar aún muy lejos de tocar las sagradas tierras de Tamaulipas. Desde la tranquila sombra de los rincones tamaulipecos y en la mirada noble de sus habitantes, sólo se vislumbra ese país encantador, sosegado, seguro y cortés de hace décadas.
Se dice que hay tres Méxicos - el norte, el centro y el sur - y quizá sea cierto.
Personalmente, creo que vale la pena emprender el largo viaje hasta arriba del mapa mexicano (después de todo, es un trayecto contra el tiempo hasta los años dorados) para rendirse ante la sorprendente belleza de Tamaulipas: no me importaría retirarme de viejo a vivir entre las hirvientes calles de Ciudad Victoria.
Y es que en Tamaulipas está el Cielo. Literalmente. Estereotípicamente, el norte de México está asociado con calor, desierto, sombreros y botas. Es por eso que la respiración se corta ante la exhuberante vegetación que acaricia la vista ni bien entra uno al estado. La reserva de la biósfera "El Cielo", ubicada en Gómez Farías, es uno de los secretos más celosamente guardados del mundo: un inolvidable banquete de flora, fauna, ríos y cascadas.
Pero lo mejor de Tamaulipas, también en mi opinión personal, es su gente y su gastronomía.
El tamaulipeco en general es vasto, alegre y hospitalario. Esa cultura del honor y el respeto, ahora tan ausente en nuestra metrópoli, allá sobra en el ambiente. Esa cautivadora cortesía que nos hace célebres a los mexicanos es todavía la regla en ese lugar tan limpio. A través de ese acento norteño cantado, la gente está acostumbrada a entregar el corazón al visitante. Fue en Tamaulipas donde me conmoví al reencontrar costumbres que conocí de niño y que extravié por vivir en una gran ciudad - deshumanizada y deshumanizante - como la mía: tomar la fresca con la puerta abierta (Así, sin miedo). Compartir y pistear a toda hora (Así, sin miedo). Pedir primero y pagar después, porque el vendedor no tiene miedo de que uno se largue sin pagar. Pequeños detalles que no pueden más que enamorar a cualquier hombre de mundo. Además - todo hay que decirlo -, es tierra de mujeres espectacularmente bellas.
Qué decir de la comida típica. Las gorditas (mis absolutas favoritas), famosas y célebres en Victoria gracias a una tal Doña Tota. Una exquisitez. Fue en esa ciudad, en la que habita el sorprendente museo Tamux (que por cierto, debería tener un programa en forma de exposiciones itinerantes), donde probé las mejores tortillas de harina, la mejor carne y los mejores langostinos de toda mi vida. Ah, y la tarta de mango... En resumen: para visitar Tamaulipas, hay que anticiparse a bajar unos 10 kilos, y prepararse para que los botones de la camisa se revienten de felicidad.
De su gobierno no me toca a mí hablar. Sólo comentar que siempre es una pena ver cómo la belleza es saqueada. En el caso de este estado - tan rico e inagotable que por lo mismo permite un saqueo más voraz -, es todavía más lamentable.
Si tú no has visitado Tamaulipas, te has perdido una hermosa parte del buen México. Cuando llegues, ten precaución: tu corazón podría quedarse allí clavado.
.

viernes, 25 de septiembre de 2009

Dos extremos en uno

Últimamente, me estoy aferrando mucho a los proyectos.
Con esta semana concluyen las clases de creatividad que tomé en Simulador de Vuelo. Una experiencia inolvidable.

Aprendí mucho y gracias a ello me sobrará inspiración por muchos meses más sólo por haber estado entre personas tan talentosas. A pesar de que entré - típico - sin la intención de hacer nuevas amistades, la verdad es que sin darme cuenta me quedo al final con grandes y entrañables amigos.
Si tuviera que resumir en una idea todo lo que aprendí, debería decir que para ser creativo uno necesita dedicarse.
Es el tiempo, la persistencia y las horas las que hacen que alguien con un talento promedio supere al de talento extraordinario que ha trabajado sólo 15 minutos.

Como todo en esta vida.

Estoy feliz, porque ya terminé.
Pero también estoy re-triste, porque ya terminé.

...

miércoles, 23 de septiembre de 2009

Cuando hay pa' carne es vigilia

Después de graduarme, cada que vuelvo a mi universidad me nace escribir. Simplemente es muy inspirador. Así que tras dos visitas en esta última semana, aquí estoy desahogándome. Y es que cuando estudiaba allí y vivía entre esas sabias paredes, nomás no me nacía escribir.
Resulta que la nueva política impide que un ex-alumno acceda al estacionamiento. Cuando inicié mis estudios, no tenía cómo irme. Me despertaba una hora y media antes que todos para tomar un autobús al metro, después el metro, y después otro autobús a la escuela. Para regresar siempre buscaba un aventón. Como a la mitad de la carrera me compré un coche. Para estacionarlo, había que cubrir una cuota semestral que mis papás nunca quisieron pagar, así que yo dejaba mi coche en la esquna con
don Róber, que se convirtió en gran amigo, pero que casi nunca tenía lugar y siempre me hacía llegar tarde a clase. Ahora, que regresé en mi papel de ejecutivo muy acá, quise evitarme complicaciones, pero ya no pude entrar al estacionamiento. De cualquier forma me encantó ver a Don Róber. Sigue allí.
Al entrar, y salvo por la mala impresión que da el exceso de jeans pegados que no favorecen en nada, es inevitable sentirse seducido por la esencia flotante de la juventud estudiosa que impera en el lugar. Además, miles de millones de guapas se pasean ahora - en una forma que antes no recuerdo - por todos los pasillos. Llegué tarde a esa repartición.

El trato del personal de servicio es mucho mejor ahora que uno regresa en plan señor, ahora resulta que todas las vejas malencaradas de antaño son hasta educadas.

Hace poco recibí una oferta para trabajar en los premios MTV Latinoamericanos que tendrán lugar en México en octubre, una especie de sueño que siempre quise realizar. Llegó y tocó a mi puerta. Pero había que dar recibos de honorarios y no alcanzaba el tiempo para hacer los trámites. No voy a poder hacerlo.


Cuando por fin hay para carne, resulta que estamos en vigilia.

Uno de los placeres que más disfrutaba cuando estaba estudando allí eran los chilaquiles de la cafetería. Excelsos. Me los zampé durante la primer visita. El segundo día que anduve por ahí, algo en mi conciencia encargado de que no vuelva a engordar me advirtió que no iba a ser posible darme el banquete una segunda vez.
Me senté meditabundo y fascinado a ver a la gente pasar en el Partenón, que es como se llama el lugar donde estuve toda mi carrera sentado hablando con mis amigos. Pensé que hay que disfrutar del pollo y el pescado y la pasta, y de todo aquello que no sea carne, y no vivir deseándola; porque de repente la vida es tan perra que te la otorga cuando ya no puedes comértela.
Lo que tienes hoy es lo mejor que puedes tener, así que a hincarle el diente.
Me llegó el perfume de los chilaquiles de la cafe, y la "vigilia" me valió madres.
Obviamente, me los tragué. Quizá hayan sido los más ricos que he probado en toda mi vida.

jueves, 17 de septiembre de 2009

XY

Trabajo y no palabras para demostrar lo orgullosos que estamos del renacimiento de la televisión mexicana. Series buenas y no palabras para probar que después de Capadocia, tenemos ya una nueva propuesta que habla por sí sola de la evolución de sus creativos, producción y talento artístico.
Una vez más la Ciudad de México vuelve a ser el escenario de esta nueva sensación que ya empezó a invadir las pantallas de nuestra televisión abierta. Once TV, probando con hechos que es una tele mucho más arriesgada, presenta su primer serie de ficción: XY, una especie de Sex & the City con protagonistas masculinos; sin excluir a las mujeres, quienes seguramente serán las más interesadas en observar de cerca cómo pensamos.
¿Qué es ser hombre hoy? A través de cinco entrañables personajes que trabajan en la redacción de una revista en los que sin duda nos reconoceremos (o reconoceremos a nuestros amigos más cercanos), XY responde a esta pregunta. No puedo dejar de presentarles a los personajes y actores, por si acaso aún no se animaban a prender sus televisores - pizza y cerveza en mano - los miércoles a las 10:30 de la noche por ONCE TV.

Diego Rodríguez. A este lo pongo primero porque SOY YO (!!!) y este es mi blog. Tenemos más o menos la misma edad y los mismos intereses y valores. A todos los redactores, los activistas, los periodistas, los bloggeros, los copywriters, los creativos, los reporteros, los poetas, y los que de alguna manera vivimos de escribir; el fresquísimo actor Mauricio Isaac nos ofrecerá el retrato de un escritor con el que nos identificaremos desde el primer momento. Igual que a nosotros, le encanta estar contando historias y ama el cine. Él responde a la pregunta: ¿Si luchas por tus ideales, eres muy hombre? Aunque ya sabemos que sí, no nos vamos a perder todo lo que le va a tocar vivir en esta primera temporada.

Artemio Miranda. Él es, digamos, el Mick Jagger del quinteto. Encarnado por Juan Carlos Barreto, - quien a mi juicio tiene un tipo perfectamente representativo del hombre mexicano -, es el Director Editorial de XY. Un cuarentón que acaba de llegar a revolucionar la revista. Vive un momento crucial: es un reconocido periodista que ha perdido momentum en los últimos años y XY es la prueba por la que se consagrará o caerá según sepa jugar sus cartas y hacer equipo para ofrecer una revista que verdaderamente retrate al hombre de hoy. Nos cae bien porque jaló a Diego al proyecto. Nos da envidia porque su esposa es Silvia Carusillo, la guapérrima que hacía de Isabel en Capadocia. Su pregunta es ¿Si en tu oficina eres el que manda, eres muy hombre? Yo digo que no.

Tony Hernández. Este es el desgraciado por el que todas suspiran (Y suspirarán). Un playboy a la mexicana, el típico macho reloaded. Eduardo Arroyuelo, el tipo que lo interpreta, es un actor mexicano que ha llegado hasta Hollywood en proyectos buenos de cine indepediente. Si no me equivoco, Tony dará mucho de qué hablar. Es el principal enemigo de Artemio, porque siendo el gerente de ventas de la revista su chamba es explotarla y buscar que el proyecto sea lo más comercial posible. Mientras tanto, nos dará mucha envidia también porque le va tocar estar con muchas, muchas mujeres muy guapas. Su pregunta es ¿Si todas te desean, eres muy hombre? Según yo, no necesariamente, pero prove us wrong Tony, prove us wrong.

Adrián Campos. Él es otro redactor de XY, pero en versión elegante. Es como el tipo perfecto, el paquete completo, el que lo tiene todo. A él le tocan las secciones de moda, tecnología y estilo, porque es experto en todo eso. Rivaliza con Tony como el galán de la serie, también de este se van a enamorar todas las mujeres y seguro que hasta un par de compas desorientados por ahí. El personaje es muy interesante y tiene el potencial de poner a Claudio Lafarga en el mapa de los nuevos grandes talentos de la actuación mexicana. Su pregunta es ¿Si le eres infiel a tu esposa, eres muy hombre? Aunque ya sabemos que por supuesto que no, la evolución de Adrián para responderla será tan impactante que hará historia.

Luis Quitaño. A pesar de que este personaje es fascinante por tratarse de un divorciado bon-vivant que tiene una novia guapa 20 años menor que él, su fuerza radicará en el gran actor que lo representa: el enorme Javier Díaz Dueñas, una bestia escénica mexicana que lleva décadas siendo reconocido no sólo como actor de teatro, sino también como director de todo tipo de proyectos. Otro buen retrato de un ejecutivo cincuentón mexicano, Luis es el director comercial de XY (el jefe directo de Tony). Tiene dos hijos ya grandes en la universidad y un muy buen nivel de vida qué defender. A él le toca responder ¿Si le doblas la edad a tu novia, eres muy hombre? Por supuesto que sí, digo yo. ¿No?

_

lunes, 14 de septiembre de 2009

Así nomás

Llevamos tantos días de lluvia intensa en la Ciudad de México que salir por la cena no es una opción. Felizmente, El Huequito piensa en todo y tiene servicio a domicilio.
Esta fue pues la gran noche ideal para tomar el teléfono y pedir un taco de pastor especial y un pan árabe con costilla y queso.
Un tipejo tomó mi orden, me pidió mi dirección y me preguntó mi nombre.
Felipe, respondí (la verdad, en estos tiempos, descarté darle mi nombre verdadero al goei que atiende el teléfono de El Huequito). ¿Felipe qué? preguntó, en tono altanero. Felipe así, le contesté. (Menos va a andar uno diciendo su apellido ficticio).
Unos treinta minutos después, un mozalbete con una bolsa amarilla de
El Huequito que contenía sabrosos manjares tocó a mi puerta. ¿El Señor Felipe Así ? Sí, soy yo, respondí.
:

sábado, 5 de septiembre de 2009

De cómo las musas se mezclan con los mortales

Fue una espectacular noche en otoño el año pasado: una noche de moda. Tras una sobredosis de flashes, celebridades, escotes y texturas; los seres más vanguardistas de la Ciudad de México se arremolinaron desordenadamente para ocupar sus lugares en el desfile de la nueva sensación: Malafacha. Por afortunada casualidad, también yo estuve allí.
Después de un momento a obscuras, una luz amarillenta nos dejó adivinar la misteriosa silueta de una mujer.
Era el contorno de la elegancia de los años cuarenta, cargado de femineidad agresiva, felina y salvaje. La personificación refinada de los sueños vanguardistas de todos los pintores en todas la épocas; sabiamente vestida. Ella estaba viva: todos lo supimos cuando avanzó como una pantera hacia adelante de la pasarela, haciendo alarde de un sereno resplandor que nos cegó a todos. Había algo impactante: supongo que se debía a que ella, a diferencia de las mejores cosas de la vida, era irónicamente larga. El espacio quedó invadido por el seductor poder de su mirada al frente, que como una epidemia salvaje se apoderó de nosotros, conquistándonos para siempre. Sonaba la voz de Shirley Bassey interpretando una canción de Pink que ella musitaba entre sus labios de femme fatale.
Tras ella transcurrió uno de los desfiles de moda más exquisitos que he probado. De esos eventos únicos en los que uno se siente abrumadoramente embriagado ante la alineación de los astros. Ella salió un par de veces más dominando, luciendo otras prendas de la colección. Sólo los que estuvimos allí sabemos exactamente lo que intento relatar: un momento verdaderamente especial. Al final y en episodios posteriores, pregunté mucho sobre ella: quería saber su nombre, su profesión, escuchar cómo hablaba...
Me pregunté si esas extraordinarias creaturas alguna vez salen de los sueños y descienden a nuestro mundo para mezclarse con los mortales.

La respuesta es que sí.

Hoy, en la cafetería del Conejo Blanco, compartí con ella unos molletes.


(¡!!!)

lunes, 31 de agosto de 2009

Historia mexicana EQUIS

No puedo revelar el día, la hora o la ciudad en la que ocurrió lo que voy a contar. (Por razones de ética y confidencialidad y las arañas). Una amiga cuya identidad omitiré, me invitó a a un focus group de esos pa' hablar con otras personas sobre un gadget y su publicidad, etc., etc. La verdad acudí principalmente porque te daban 500 pesos; pero además porque nunca había estado en uno y amo que me hagan preguntas.
Había papas, galletas y refrescos gratuitos; casi todos eran mamones y creo que les daba pena tragar así que OBVIO aproveché y le entré con todo. Ni bien llegar voltée un poco hacia mi derecha y descubrí a una mujer PRECIOSA de esas que vienen enmarcadas en una nube de sueños y acompañadas con resplandor y coro de ángeles y miran inocentemente hacia arriba. Era perfecta. Según yo de mi edad, o más chica. Claro que resultó ser casada y con hijoS. Típico. Aún así, no he visto muchas de esas mujeres últimamente por ahí así que por si acaso
intenté hacerle ojitos, ella lo notó y no reaccionó lo cual hizo que me pareciera más atractiva aún: aparte de todo es fiel. Qué perfección. O será que estoy gordo, y ya si una MILF se va a echar una canita al aire ps busca un tipo más parecido a Fernando Noriega. En fin. Había un vidrio polarizado del tamaño del cuarto así como de interrogatorio y yo me sentía en C.S.I. o de perdis en Mujeres Asesinas. A mi lado había una adicta al gadget en cuestión y del otro lado una chava que así porque sí nos dijo que era lesbiana. También había una mamona insufrible que no estaba de acuerdo con nada y todo le parecía mal, un ñor re simpático que siempre me daba la razón y un tipo que neto no tiene ninguna característica particular merecedora de ser contada, y mira que esta historia no es tan interesante. En suma, lo que había que hacer era justo lo que imaginaba, ver un anuncio y decir con qué te identificas y por qué te gusta o por qué no. Malísimo el anuncio por cierto. Así namás. Qué lástima que no puedo decir la marca, pero deberían contratarme. Estuvo divertidísimo y me pregunto qué sector del target me tocó representar. Yo sólo sé que me dieron 500 varos y fue - después de El Rival más Débil - el dinero más fácil que me he ganado en la vida, y creo que todos por lo menos una vez deberían participar en algo así. Y ya, es todo. Ups. La verdad es que hace mucho que no escribía, y al tener este primer rato libre en mucho tiempo, decidí contar lo que sea, pero dar una señal de vida por si alguien regresó a ver si hay algo nuevo. Prometo pronto contar algo más interesante.

jueves, 20 de agosto de 2009

Quiero uno de esos

Presentamos un producto único que todos van a querer devolver.
Búscalo en todas partes, en todas las cuidades.
Para tus mejores días, para tus peores ratos, al despertar y después del beso de buenas noches.
Regálalo a tus abuelos, a tus hijos y a los desconocidos.
Es el mejor complemento para un beso y representa un ahorro de 95% en palabras.
Te advertimos que sólo funciona cuando te nace hacerlo.
...

martes, 18 de agosto de 2009

So Unsexy

"I can feel so unsexy for someone so beautiful, so unloved for someone so fine. I can feel so boring for someone so interesting. So ignorant for someone of sound mind"
- Alanis Morrissette
Ya nos dijo Aristóteles hace miles de años que el hombre es un animal social. Supongo que para todos el salir a la calle y sentirse en compañía de otros es en mayor o menor medida una salvaje colisión de fuerzas, ideas y sentimientos.
Tras un magnífico consejo (de Tom Ford, por cierto) que leí en alguna revista, me he convertido en un experto en la creación de microcosmos perfectos en los que estoy a la cabeza. Sé cómo educar mis entornos para que al cabo del tiempo haya relaciones y posiciones en las que siempre salga favorecido. Quizá por eso sea un tipo hogareño, amante de su trabajo, y ante todo adaptable...
Cada vez que salgo de mi burbuja - y eso ahora afortunadamente ocurre muy seguido -, todo lo que siento me es más excitante que abrumador.
Hoy tuve el gran privilegio de estar presente en un ensayo de Anima Inc. Y me sentí gordo. Sentí que no sé aprovechar mi cuerpo ni lo flexibilizo al máximo. Ante tanta belleza, me sentí feo.
No me malinterpreten, no me estoy tirando al suelo para que me levanten. Debo confesar que sí me siento un tipo pasaderito, en casi todo. Tampoco es que eso me encante, opino que la gente gris sólo sirve para que los negros y los blancos se vean más negros y más blancos. Quiero decir que al margen de mis oscilaciones atávicas, en las que a veces me siento el ser más repugnante (qué emo) y a veces la última cerveza del estadio, creo que ahí la llevo.
Aún así, cuando hablo con algunos amigos que son como muy cultos-intelectuales-ñoños, no puedo evitar sentir que me faltan dos billones de libros por leer para alcanzarlos. Cuando me entero de algunos sueldos que se cargan un par de conocidos, siento que no he sabido moverme en la vida lo suficientemente rápido o certero como para cambiar de coche. Cuando miro los grandes ejemplos de servicio al prójimo, me siento un fresoide indigno de su vida, superficial asqueroso, incapaz de ver más allá de sus narices. Qué decir de la gente físicamente bella, sean hombres o mujeres: como que por distintos motivos empiezo a sentirme demasiado la panza, me dan ganas de salirme a no comer nunca más y correr 300 kilómetros aunque me busque una lesión en las rodillas, no sé.
Al mismo tiempo, estoy como embriagado por seguir conociendo más y más personas y situaciones ante las que yo ni reino ni gobierno. Porque cada noche que tomo mi curso para creativos, después de sentirme el más unsexy del salón, no dejo de abrir la boca ante la capacidad y maravilla que se cargan todos los que están junto a mí. Y eso es muy muy MUY inspirador. Me dan ganas de ser parte de ese mundo.

El contraste que nace de convivir con personas excepcionales lleva, después de un deseable pero tortuoso sentimiento de So Unsexy, a la búsqueda de un estado personal en el que se necesita tener lo que haya que tener para por lo menos ser digno de
estar frente a frente a ellos. En eso estoy trabajando.
*Así que, aunque le haya comprado llantas nuevas, mi nueva próxima meta es cambiar de coche.
...

viernes, 14 de agosto de 2009

Inspirador

Me encanta este blog, porque además de la moda, la realidad y el buen gusto; después de seguirlo unos cuantos días se siente que su autor tiene una auténtica pasión por la vida.
...

jueves, 13 de agosto de 2009

Del porqué hay que denunciar

Esta es la historia de un hombre paseando por la Condesa, como cualquiera de nosotros cualquier día.
Siente algo extraño.
Entonces, lo ve: desde el parque México lo observa. Toma una foto al observador sin que se dé cuenta.

Es en la intersección de Michoacán e Insurgentes cuando lo alcanza minutos después. Saca una pistola y dice Afloja todo, sigue caminando y no la hagas de pedo.

En un cálculo que pudo haber sido mortal, el hombre se lanza hacia la pistola. "Se me hizo extraño que no la disparara, pues la quiso esconder por detrás, pero le pasé la otra mano por la espalda y lo empujé a un restaurante que estaba cerca. Se tropezó con las sillas... Y fue cuando ya tenía el arma en la mano, que comencé a gritar que me ayudaran, que me estaba asaltando". Fue así como llegó la policía a hacer el arresto.

El de la pistola no es un hombre. No es insulto, es descriptivo. Es un niño de 17 años que se conduce en la vida pistola en mano porque nadie fue capaz de inculcarle el trabajo y es demasiado impaciente o tiene demasiada necesidad como para esperar a estudiar una carrera.
En estos 17 años ya tiene una experiencia extraordinaria: estuvo en el tutelar por robo a usuarios de cajeros automáticos. Por su edad, fue liberado en noviembre pasado. Sabe que hasta que cumpla los 18, cada vez que lo arresten será fácil salir a la calle en unos meses. Eso aprendió. Según su declaración de los hechos, fue el hombre quien lo empezó a golpear un día en el que él había salido a buscar un trabajo honesto.

El punto importante aquí es perder el miedo, denunciar. Porque cuando el hombrede deba volver al niño en un careo en los juzgados, será la primera vez que este delincuente de 17 años viva esta experiencia. Antes, todas sus víctimas se abstuvieron de denunciar por miedo.

No estoy diciendo que lo óptimo es enfrentrte a tu atacante. Puedes enfrentarlo mejor y de una manera más certera si lo denuncias. Lo que estoy diciendo es que ya estuvo bien de tener miedo. Ya es hora de arriesgarse.

miércoles, 12 de agosto de 2009

Más vale feo y chido que guapo y mam&*$

Cuando uno ha vivido la mayor parte de sus años en México y adora su gente, resulta muy difícil reconocer ciertos aspectos generales de sus paisanos.
"Oye, es que los mejicanos en general sois feeos eeeh", me dijo mi amigo extranjero después de visitar mi ciudad. El comentario retumbó en mi cabeza y me encabroné y se me pasó. Pensé que emitir un juicio bajo los estándares occidentales, sobre uno de los ámbitos más subjetivos que existen: la belleza, es aberrante. PERO...
Objetivamente (si cabe), la burguesía mexicana, mestiza por excelencia, es muestra de la evolución humana y contrasta de manera sobresaliente por su belleza física con la gente de cualquier otro país.
Objetivamente también (si cabe), el grueso de la población - los que andamos en las calles -, somos feones, somos obesos y - en el mejor de los casos -, somos pasaderitos y/o con tantito sobrepeso nomás. Hay que reconocerlo, tenemos que hacer dieta y ejercicio, aunque hay unos cuantos que ni con eso. Aouch...

Toda mi vida he pensado que lo más hermoso de México es su gente. Y sí. El día en que perdamos el saludo al entrar al elevador, la extrema cortesía en el servicio, la amabilidad con los desconocidos, el entregar el corazón a los que se cruzan en nuestro camino estamos fritos. Me pone a pensar en las niñas feas que por lo mismo son maravillosamente lindas y divertidas, en las rucas marimachonas que son espectacularmente inteligentes, en los gorditos feones que son los más bonachones y los más divertidos de las fiestas, etcétera. Esa es la idea. Eso es México.
Nuestra ventaja competitiva frente a países cuya población es en general físicamente bella pero son fríos, malmodientos, maleducados cof cof como Suecia perdón cof cof; es la belleza de nuestro carácter y actitud.
Así que la próxima vez que entremos a algún lado, saludemos como siempre lo han hecho los antiguos mexicanos. Cuando perdamos la educación, perdimos la identidad. Seremos como esas viejas feas gordas y aparte de todo mamonas.

By the way, les ganamos a los gringos, NOS VAMOS AL MUNDIAL, NOS VAMOS AL MUNDIAL!!!

martes, 11 de agosto de 2009

¿Es ilegal el ave que migra?

lunes, 10 de agosto de 2009

Frida es toda para ti

Podría jurar que todos los chilangos cuando paseamos por Coyoacán, imaginamos los pasos de Frida.
Al margen de su amplio éxito comercial, es fascinante pensar en esos dolorosos y atormentados pasos adornados de collares de miles de cuentas de colores.
Pasos que la han llevado desde Coyoacán y hasta todos los rincones del mundo. Frida por doquier. Hasta que ahora, por fin, nuestra artista más internacional vuelve a casa.
La colección completa de las obras de nuestra coyoacanense más célebre regresan al Museo Dolores Olmedo Patiño de la Ciudad de México, para que las disfrutemos de un jalón, todas juntas.
Así que no podemos perder la oportunidad de correr a abrazar a Frida, que una vez más vuelve a ser toda nuestra. De martes a domingo entre las 10 y las seis; aunque la entrada cuesta $5 pesos, habrá que prever algo más para todo lo que uno va a comprar en ese museo tan extraordinario de Xochimilco (valen mucho la pena las artesanías y los libros).

martes, 4 de agosto de 2009

Mexicanos Notables

Malcolm Gladwell, en su último libro Outliers, describe los interesantes patrones de los "Fueras de Serie". La neta su éxito se debe a que todos queremos saber cómo se le hace. How to become a chingón for dummies. ¿Qué es lo que comen los triunfadores? Los sentimos tan distintos a nosotros, que buscamos observarlos para copiar sus pasos con la esperanza de eventualmente convertirnos en uno de ellos.
Es precisamente la fascinación por los excelentes la que mueve a Once TV a presentarnos el proyecto Mexicanos Notables, en el que tuve la fortuna de participar con una pequeña parte: los reconocimientos. Fue espectacular enterarse de las vidas de 42 mexicanos destacados que lamentablemente no siempre conoces.
Conocí historias sobre escultores que se empeñaron en reflejar lo que nadie ve de sí mismo, migrantes indocumentados que llegan a ser grandes neurocirujanos, simpáticos persistentes a punto de pisar la superficie lunar, mujeres que convierten la desgracia de perder una pierna en un triunfo de oro olímpico.
Puse mucha atención para saber qué puedo copiar de ellos.
Me di cuenta que tengo el ingrediente principal que los llevó a la cima. No soy distinto, todo lo contrario. Son idénticos a mí, por ser mexicanos como yo. Su mamá no les dió una papilla mejor ni peor que la que me daba a mí mi mamá. El patrón de éxito que necesitaré seguir, lo llevo ya corriendo en mis venas. Me sentí orgulloso de México y de compartir tierra, cielo y sueños con estos grandes hombres y mujeres.
Un día, quiero ser uno de ellos.


domingo, 2 de agosto de 2009

Lo que mi tío dejó al morir

Hace poco más de un mes, sorpresiva y extrañamente, mi tío se murió en un hospital del Seguro Social. Demasiado pronto. Si bien era un hombre bastante gordito, a todos nos pasmó su repentina partida.
En la colonia Obrera, exactamente sobre el eje central Lázaro Cárdenas, se ubicaba la legendaria Discoteca Lux Men, un espacio que él ocupó hasta el final de sus días. Mi madre trabajó allí, vendiendo discos desde los 12 años. De entonces me llegan historias llenas de sinfonolas, vinil, tocadiscos y agujas de diamante. Tiempos de Javier Solís, Virginia López, César Costa...
En los '80, fue allí donde mi tío me vendió mi primer cassette: Kaoma. Fue él quien me consiguó también el de Caló y el de Ace of Base; y a mi hermana el primero de la Trevi. Lo último que recuerdo de él fue un magnífico chiste groserón que contó - todavía este año - en una comida familiar. Siempre riéndose.

Más que esos recuerdos, mi tío - con quien a decir verdad no llevaba una relación cercana ni contínua -, me dejó la herencia más abundante que he recibido en mi vida. El brutal impacto de su súbita muerte marca claramente una época de revaloración de la vida y reencuentro con la familia.

La semana pasada, por primera vez, salí de antro con mi papá, mi mamá y mi hermana. Jamás lo habíamos hecho. Todos teníamos miedo de no pasárnosla bien, no nos conocíamos en un ámbito así. Pero más que eso, todos teníamos terror de morir antes de haber disfrutado o haber sido disfrutados por los otros. Era urgente iniciar un acervo de recuerdos a los cuales asirse cuando el primero de nosotros muera. Fue probablemente la velada más feliz de mi vida, llena de amor, chupe, baile, canturreo, brindis y abrazos rodeado de las personas que más amo. Gracias tío Iquis.

Después de la universidad, dejé pasar tener un seguro de gastos médicos. Vale madres, estoy joven, decía. Lo mismo mi hermana y mi madre, quien durante años nos ha repetido el mantra de A mí cuando me enferme me llevan al Seguro. Está claro que la vida es tan frágil que escurre en segundos por entre los dedos. Estamos empezando a discutir seriamente cómo y dónde queremos ser enterrados; qué hacer ante una situación de hospitalización o partida. Algo que nunca hubiera llegado sin una llamada de atención. Gracias tío Iquis.

Cuando mi bisabuelo llegó a México desde el Líbano, engendró una prole amplísima de muchos hermanos que vivieron siempre juntos. Una de ellas fue mi abuela quien, dicho sea de paso, amó mucho a mi tío siempre. Al crecer, tuve contacto con pocos primos. La única oportunidad que he tenido de ver a la mayoría es durante los velorios.
Fue horrible/hermoso reencontrarme con tíos, primos y familia ante un ataúd. Saludarnos con gusto pero entre lágrimas por las hijas y esposa que le sobreviven a mi tío Iquis. Decir "mucho gusto" a familiares ante la preocupación por la madre de mi tío, que es mi comadre, ya muy mayor.
Hace unas tres semanas, recibí en mi casa para comer a los tíos y primos con quienes conviví de niño, así como no lo hacíamos en décadas. Gracias tío Iquis. Esa tarde, nació la iniciativa de una comida para reunirnos todos, que llegó por fin hoy. Conocí en persona a mucha gente de cuyos padres escuché historias fantásticas contadas por mi abuela. Prepararon kipe y tabule (o como se escriba), así como enseñó a preparar nuestro bisabuelo. Entre foto y foto, viví un momento
intensamente agridulce. Porque detrás de las caras de mis familiares, encontré a sus padres (mis tíos-abuelos), y encontré una vez más a mi amada abuela. Encontré a seres extraordinarios y entrañables a quienes extraño, que parecía que no estaban pero que hoy de algua manera abracé al abrazar a mis a primos y primas; comprobando que permanecen conmigo gracias a ellos aunque en el plano físico se hayan ido.
Pensé en todos ellos, los imaginé reunidos viéndonos, seguro hoy estuvieron contentos. Muchas Gracias tío Iquis.


viernes, 24 de julio de 2009

El final feliz

"You change your mind like a girl changes clothes"
- Katie Perry

Pues sí. Ya llegó, así de pronto, el final feliz.
Resulta que, con actitud yanoquierorialescuela, llegué anoche a la tal clase de creatividad. Era otro profesor. Cada que hacía una introducción y nos decía vamos a ver si son de verdad creativos yo temblaba. Qué tonto. Cada actividad planteada, cada ejercicio, cada práctica contra reloj para encontrar un slogan o un insight me sabían a maratón (y eso que nunca he corrido uno, pero me identifiqué con la sensación de estar jadeando con el corazón retumbando a todo lo que da y no detenerse).
He ahí el secreto de las mejores ideas: no parar. Nunca. Y pa' eso, queridos lectores, la neta uno se pinta solo. Entonces ocurrió el milagro.
Me sudaban las manos, mi cuaderno está hecho chicharrón. Cada que me tocaba compartir una idea recién creada, el profesor la aprobaba ante mi alivio y asombro; y en el mejor de los casos, la felicitaba. Fue fascinante sentir cómo la confianza regresaba a mí. Era menos que antier porque entonces sin saberlo tenía más bien miedo disfrazado de arrogancia. Ahora, lo que regresó no es para nada una sensación de acá las tortas y alucinan porque ya les llegó el mesías de la creatividad, sino un puedo trabajar para pulirme y hacer algo increíble con mi trabajo y mi vida.
Y entonces, tan tan, estamos celebrando. Qué bipolar me ví. Una noche anterior estaba hecho un océano.

Saliendo de clase, en mi coche camino a mi casa dí un magno concierto en un estadio imaginario a millones de personas que corearon mis canciones a todo pulmón. Aplausos.


.

jueves, 23 de julio de 2009

El atrapasueños

Cuando trabajaba en el call center tenía un amigo que decía que todos sus antecesores directos eran aztecas y así su sangre era puramente azteca.
¿Ves los dreamcatchers? - me dijo. Son aztecas no gringos.
Fue él quien me regaló mi atrapasueños auténtico, hecho a mano por él mismo, con hilos especiales, ramas de nosequéarbol y plumas de nomeacuerdoquéave.
Y desde entonces lo tengo en la ventana junto a donde duermo.
Después del bajón que conté en el post anterior (siento haber usado ese lenguaje), no desperté en óptimas condiciones y lo primero que ví es que una de las plumas del atrapasueños estaba en el suelo. Era el colmo. Pensé que era una señal, un mal presagio.

Me levanté y la recogí. El hilo que la unía con las ramas trenzadas se había aflojado igual que mi seguridad anoche.
Lo único que hice fue, con mucho cuidado, anudarla con la mayor fuerza posible que pude aplicar a la tarea, una curiosísima metáfora de lo que viene en mi futuro. Y fue así de fácil. El atrapasueños está listo para funcionar, lo arreglé en un abrir y cerrar, porque aún lo necesito. Así de rápido cambió todo y me sentí mejor.
Aún no estoy listo para dejar escapar mis sueños.

...

miércoles, 22 de julio de 2009

Lluvia de ideas

Hace dos semanas regresé a la escuela.
Dejé que la vida fluyera estos dos años y así acabé de "creativo". Whatever that means. Pero estudié relaciones internacionales. Tons me inscribí a este curso de creatividad para asegurarme de que el nuevo título laboral no me quedara demasiado grande.
Los demás alucnos son mucho más jóvenes que yo y estudiaron carreras afines a la creatividad. La semana pasada, tuve a bien ausentarme de la ciudad y, gracias a este twittero compañero mío, me enteré de la tarea: había que crear un anuncio de coches. Saqué seis bocetos en los que me esforcé para que quedaran decentes.
Llegué. El prof pidió que pegáramos nuestras propuestas en la pared y fue revisando una por una.
Si la idea era buena, garabateaba una palomita y te mandaba a seguir puliéndola para la próxima clase.
Llegó mi turno. Ahí estaba yo, orgullosísimo de mis trabajos. Y entonces el tipo se paró frente a ellos, y dijo: mmh, mmh, mmh, mmh, mmh, mmh. Hay que seguir trabajando, están demasiado simples.
El muy cabrón no escogió NINGUNO.
Y entonces surgió en silencio la siguiente lluvia de ideas - muy creativa - en mi cabeza (más o menos en ese orden):

¡¡¡¡¡AAAAAAAAAAAAAAOOOOOOUUUUUUCH! - Oqueei tranquilo. Descuelga tus carteles. Fresco. Respira - Vista al frente, no pasa nada. Nada. - ¿Por qué mejor no me soltó una patada en las bolas? - Camina a tu lugar. Como si nada. Como si nadaaaa - Piiiinche profesor mallllllparido hijoeputa - Me vale madres, en estos momentos tengo una campaña na-cio-nal al aire. Sí yo yo. Tómala perro. ¿Chiripada? Seems so. - Me lo temía. - Chiripazo - Qué hueva otra crisis existencial. Otra más noooo. Aggg - Esto va al blog. No mejor no. - Y aparte de todo, ya estoy engordando otra vez. - Además de idiota cerdo - Quelle horreur, NI SIQUIERA UNOOOO NO MAMES. - Qué pinche loser - Hubiera aceptado el puesto en el INAMI, andaría en Shanghai y la madre - Cheemenso - NO QUE MUY ACÁ??? - Quiero irme ya. Mi casa ya. - Qué oso gooeei - ¿Y ahora? A la basura todos estos meses - ¿Era Einstein el que habló del fracaso? - Piiiiiiiiiiiiinche profesor cara de chino - Tacos al pastor. Tacos al pastor rescue remedy NOW. - Gordo perdedor - Jaja qué bien, voy a escribir esto en el blog. Se te va a olvidar apúntalo - Que oso gooeei - Mejor hubiera hecho una peda con el dinero de la colegiatura. - ¿Y ora voy a tener que trabajar en gobierno? - NO. Vas a hacer más bocetos y le vas a callar el hocico. - Sí ajá - Dí no a la corbata. Pos sí pendejo pero entonces aprende a crear cosas - Igual sería mejor no estar vivo at all. Quiero mi cama. - Jajajajaj ya está aquí el drama. - Tetazo - Claaaro que esto va al blog - Total Gaby ama cómo escribo. - That's it - Un choriqueso por favor. Y diez de pastor con todo sin piña nomás pa' empezar - Dolió. Mucho - Tengo que aprender a perder, no puede ser. - Qué inseguro. - Pon la mente en blanco, pon la mente en blanco, pon la mente en blaaaanco - Aaaaaaaaaaa
(etc.)
¿Alguna vez se han sentido así? Sabiendo que no tiene sentido querer matarse por algo tan nimio pero al fin y al cabo queriéndose matar? Es horrible.
Sentí como si me encueraran y me dijeran mmmhhh nah. Ya que te vimos completito ninguna de tus partes nos gustó, sigue trabajando. Chale. Qué mal.


jueves, 16 de julio de 2009

Un día perfecto

Toda mi vida he imaginado un día perfecto en el que despiertas en una cama con un colchón inteligente de no mames y abres los ojos sobre una almohada de plumas sanforizadas de ganso sueco...Te retiras tu super bata Hefner de satín negro, te ves los cuadritos en el espejo y estrenas tus D&G con tu Dsquared, tus Gallo y tus cacles Prada, un suéter Missoni anudado al cuello y tu Santos 100 Esquelette todo ello perfumado en Acqua di Bulgari para bajar a desayunar con vista al mar a la carte mientras lees el resumen de los mejores periódicos del mundo. Tu asistente ya separó los e-mails que tienes que contestar y vas en el coche cantando a todo volumen a pasar una jornada en la que mandas, creas, diriges, pintas y photoshopeas entre amigos. Claro, pausa para comer y para ver media peli. Recibes la noche con whisky y con una buena cena. O algo así.

Pero el día perfecto es cuando despierto en mi cama en la del Valle y descalzo me arrastro hacia el chorro de agua fría para vestirme (sin traje y corbata yeiiii) para ir a trabajar durísimo en mi Chevy. Mi mamá, mi papá y mi hermana están vivos y juntos desayunamos cosas simples y deliciosas como pan, mantequilla y café. Trabajo entre amigos y - eso sí - creo y escribo. Y al terminar me queda este blog, los libros de Steig Larsson, el cine y los tacos del Huequito.

Y aunque la neta es que debería ser millonarísimo y guapísimo y cenar en el Nobu todas las noches, quizá la almohada de plumas de ganso no me llegue nunca; pero es un hecho que llegará el día en que sea imposible volver a probar la sopa de fideos de mi mamá, ver con mi hermana la tele tapados con un edredón or ir con mi papá por tacos.

Así que el día perfecto para mí de momento es ese en que todo sale mal, amanece uno con unos rizos indomables, se acabó la mermelada de chabacano y uno llega tarde a la chamba porque el tanque va medio vacío, se come crema de verduras y pollo con tomate. Ese día perfecto en que es miércoles, no pasa nada y uno anda vestido de jeans y playera lisa, viendo la repetición de una serie.

Es eso, hoy tan abundante, y no la pijama de seda que nunca he tenido, por lo que un día lloraré.


lunes, 13 de julio de 2009

Why can't we be friends? Why can't we be friends? Why can't we be friends? Why can't we be friends?

Why can't we be friends? Why can't we be friends? Why can't we be friends? Why can't we be friends? Why can't we be friends? Why can't we be friends? Why can't we be friends? Why can't we be friends? Why can't we be friends? Why can't we be friends? Why can't we be friends? Why can't we be friends? Why can't we be friends? Why can't we be friends? Why can't we be friends? Why can't we be friends? Why can't we be friends? Why can't we be friends? Why can't we be friends? Why can't we be friends? Why can't we be friends? Why can't we be friends? Why can't we be friends? Why can't we be friends? Why can't we be friends? Why can't we be friends? Why can't we be friends? Why can't we be friends? Why can't we be friends? Why can't we be friends? Why can't we be friends? Why can't we be friends? Why can't we be friends? Why can't we be friends? Why can't we be friends? Why can't we be friends? Why can't we be friends? Why can't we be friends? Why can't we be friends? Why can't we be friends? Why can't we be friends? Why can't we be friends? Why can't we be friends? Why can't we be friends? Why can't we be friends? Why can't we be friends? Why can't we be friends? Why can't we be friends? Why can't we be friends? Why can't we be friends? Why can't we be friends? Why can't we be friends? Why can't we be friends? Why can't we be friends? Why can't we be friends? Why can't we be friends? Why can't we be friends? Why can't we be friends? Why can't we be friends? Why can't we be friends? Why can't we be friends? Why can't we be friends? Why can't we be friends? Why can't we be friends? Why can't we be friends? Why can't we be friends? Why can't we be friends? Why can't we be friends? Why can't we be friends? Why can't we be friends? Why can't we be friends? Why can't we be friends? Why can't we be friends? Why can't we be friends? Why can't we be friends? Why can't we be friends? Why can't we be friends? Why can't we be friends? Why can't we be friends? Why can't we be friends? Why can't we be friends? Why can't we be friends? Why can't we be friends? Why can't we be friends? Why can't we be friends? Why can't we be friends? Why can't we be friends? Why can't we be friends? Why can't we be friends? Why can't we be friends? Why can't we be friends? Why can't we be friends? Why can't we be friends? Why can't we be friends? Why can't we be friends? Why can't we be friends? Why can't we be friends? Why can't we be friends? Why can't we be friends? Why can't we be friends? Why can't we be friends? Why can't we be friends? Why can't we be friends? Why can't we be friends? Why can't we be friends? Why can't we be friends? Why can't we be friends? Why can't we be friends? Why can't we be friends? Why can't we be friends? Why can't we be friends? Why can't we be friends? Why can't we be friends? Why can't we be friends? Why can't we be friends? Why can't we be friends? Why can't we be friends? Why can't we be friends? Why can't we be friends? Why can't we be friends? Why can't we be friends? Why can't we be friends? Why can't we be friends? Why can't we be friends? Why can't we be friends? Why can't we be friends? Why can't we be friends? Why can't we be friends? Why can't we be friends? Why can't we be friends? Why can't we be friends? Why can't we be friends? Why can't we be friends? Why can't we be friends? Why can't we be friends? Why can't we be friends? Why can't we be friends? Why can't we be friends? Why can't we be friends? Why can't we be friends? Why can't we be friends? Why can't we be friends? Why can't we be friends? Why can't we be friends? Why can't we be friends? Why can't we be friends? Why can't we be friends? Why can't we be friends? Why can't we be friends? Why can't we be friends? Why can't we be friends? Why can't we be friends? Why can't we be friends? Why can't we be friends? Why can't we be friends? Why can't we be friends? Why can't we be friends? Why can't we be friends? Why can't we be friends? Why can't we be friends? Why can't we be friends? Why can't we be friends? Why can't we be friends? Why can't we be friends? Why can't we be friends? Why can't we be friends? Why can't we be friends? Why can't we be friends? Why can't we be friends? Why can't we be friends? Why can't we be friends? Why can't we be friends? Why can't we be friends? Why can't we be friends?

It hurts, doesn't it?

domingo, 5 de julio de 2009

Del por qué quiero escribir mejor

Hace poco estuve en una reunión en la que compartí con dos personas maravillosas las aficiones y pasiones personales que cada quién tenía. ¿Cómo expandirlas y desarrollarlas? En mi caso concreto, ¿Cómo escribir mejor?

La respuesta a esa pregunta es positivamente estimulante. Sí, por supuesto, para escribir mejor, hay que escribir más. Que quede aquí mi ofrecimiento a todos Ustedes de escribir lo que sea que me pidan. De intentar ser leído y no ausentarme largo tiempo.
En este aspecto debo también celebrar, la oportunidad de vida que tengo de trabajar creando ideas y escribiendo conceptos, en un fascinante universo que nunca descansa y donde hay que tener - por si acaso - listos papel, lápiz y/o teclas todos los días y en todo momento.
Sobre todo - y es aquí cuando la cosa se complica -, un aspirante a escritor debe tener una vida interesante. Debe estar constantemente devorando arte, películas, canciones, programas, revistas, libros, exposiciones, conversaciones, lugares y sabores...Crearse un acervo constante de inspración. Tener perpetuamente historias qué contar.
Pensando en quién me hace disfrutar al leer, pienso en ella (que además es poeta y de las buenas), en ella y en ella (por su saber vivir) y en ella por extraordinaria, y en él (por brillante), y en él (por chambeador)...entre muchos otros, cuyo común denominador es que son asombrosos y de manera más vehemente gritan con sus escritos lo vivos que están. No siempre lo bien, sino lo vivos.
Porque escribir, por supuesto es un placer; pero ante todo, para los adictos a esta actividad, es una necesidad que quema. Y así, llevar una vida extraordinaria ya no sólo es un deseo, sino un reto indispensable.

No podría pensar en una forma de vida más extraordinaria. Una vida en la que la profesión exige cruelmente que pruebes todas las sensaciones posibles, se encuentren a tu alcance o no.
Y por eso, quiero con todas mis fuerzas ser escritor
, hasta el último de mis días.