lunes, 31 de agosto de 2009

Historia mexicana EQUIS

No puedo revelar el día, la hora o la ciudad en la que ocurrió lo que voy a contar. (Por razones de ética y confidencialidad y las arañas). Una amiga cuya identidad omitiré, me invitó a a un focus group de esos pa' hablar con otras personas sobre un gadget y su publicidad, etc., etc. La verdad acudí principalmente porque te daban 500 pesos; pero además porque nunca había estado en uno y amo que me hagan preguntas.
Había papas, galletas y refrescos gratuitos; casi todos eran mamones y creo que les daba pena tragar así que OBVIO aproveché y le entré con todo. Ni bien llegar voltée un poco hacia mi derecha y descubrí a una mujer PRECIOSA de esas que vienen enmarcadas en una nube de sueños y acompañadas con resplandor y coro de ángeles y miran inocentemente hacia arriba. Era perfecta. Según yo de mi edad, o más chica. Claro que resultó ser casada y con hijoS. Típico. Aún así, no he visto muchas de esas mujeres últimamente por ahí así que por si acaso
intenté hacerle ojitos, ella lo notó y no reaccionó lo cual hizo que me pareciera más atractiva aún: aparte de todo es fiel. Qué perfección. O será que estoy gordo, y ya si una MILF se va a echar una canita al aire ps busca un tipo más parecido a Fernando Noriega. En fin. Había un vidrio polarizado del tamaño del cuarto así como de interrogatorio y yo me sentía en C.S.I. o de perdis en Mujeres Asesinas. A mi lado había una adicta al gadget en cuestión y del otro lado una chava que así porque sí nos dijo que era lesbiana. También había una mamona insufrible que no estaba de acuerdo con nada y todo le parecía mal, un ñor re simpático que siempre me daba la razón y un tipo que neto no tiene ninguna característica particular merecedora de ser contada, y mira que esta historia no es tan interesante. En suma, lo que había que hacer era justo lo que imaginaba, ver un anuncio y decir con qué te identificas y por qué te gusta o por qué no. Malísimo el anuncio por cierto. Así namás. Qué lástima que no puedo decir la marca, pero deberían contratarme. Estuvo divertidísimo y me pregunto qué sector del target me tocó representar. Yo sólo sé que me dieron 500 varos y fue - después de El Rival más Débil - el dinero más fácil que me he ganado en la vida, y creo que todos por lo menos una vez deberían participar en algo así. Y ya, es todo. Ups. La verdad es que hace mucho que no escribía, y al tener este primer rato libre en mucho tiempo, decidí contar lo que sea, pero dar una señal de vida por si alguien regresó a ver si hay algo nuevo. Prometo pronto contar algo más interesante.

jueves, 20 de agosto de 2009

Quiero uno de esos

Presentamos un producto único que todos van a querer devolver.
Búscalo en todas partes, en todas las cuidades.
Para tus mejores días, para tus peores ratos, al despertar y después del beso de buenas noches.
Regálalo a tus abuelos, a tus hijos y a los desconocidos.
Es el mejor complemento para un beso y representa un ahorro de 95% en palabras.
Te advertimos que sólo funciona cuando te nace hacerlo.
...

martes, 18 de agosto de 2009

So Unsexy

"I can feel so unsexy for someone so beautiful, so unloved for someone so fine. I can feel so boring for someone so interesting. So ignorant for someone of sound mind"
- Alanis Morrissette
Ya nos dijo Aristóteles hace miles de años que el hombre es un animal social. Supongo que para todos el salir a la calle y sentirse en compañía de otros es en mayor o menor medida una salvaje colisión de fuerzas, ideas y sentimientos.
Tras un magnífico consejo (de Tom Ford, por cierto) que leí en alguna revista, me he convertido en un experto en la creación de microcosmos perfectos en los que estoy a la cabeza. Sé cómo educar mis entornos para que al cabo del tiempo haya relaciones y posiciones en las que siempre salga favorecido. Quizá por eso sea un tipo hogareño, amante de su trabajo, y ante todo adaptable...
Cada vez que salgo de mi burbuja - y eso ahora afortunadamente ocurre muy seguido -, todo lo que siento me es más excitante que abrumador.
Hoy tuve el gran privilegio de estar presente en un ensayo de Anima Inc. Y me sentí gordo. Sentí que no sé aprovechar mi cuerpo ni lo flexibilizo al máximo. Ante tanta belleza, me sentí feo.
No me malinterpreten, no me estoy tirando al suelo para que me levanten. Debo confesar que sí me siento un tipo pasaderito, en casi todo. Tampoco es que eso me encante, opino que la gente gris sólo sirve para que los negros y los blancos se vean más negros y más blancos. Quiero decir que al margen de mis oscilaciones atávicas, en las que a veces me siento el ser más repugnante (qué emo) y a veces la última cerveza del estadio, creo que ahí la llevo.
Aún así, cuando hablo con algunos amigos que son como muy cultos-intelectuales-ñoños, no puedo evitar sentir que me faltan dos billones de libros por leer para alcanzarlos. Cuando me entero de algunos sueldos que se cargan un par de conocidos, siento que no he sabido moverme en la vida lo suficientemente rápido o certero como para cambiar de coche. Cuando miro los grandes ejemplos de servicio al prójimo, me siento un fresoide indigno de su vida, superficial asqueroso, incapaz de ver más allá de sus narices. Qué decir de la gente físicamente bella, sean hombres o mujeres: como que por distintos motivos empiezo a sentirme demasiado la panza, me dan ganas de salirme a no comer nunca más y correr 300 kilómetros aunque me busque una lesión en las rodillas, no sé.
Al mismo tiempo, estoy como embriagado por seguir conociendo más y más personas y situaciones ante las que yo ni reino ni gobierno. Porque cada noche que tomo mi curso para creativos, después de sentirme el más unsexy del salón, no dejo de abrir la boca ante la capacidad y maravilla que se cargan todos los que están junto a mí. Y eso es muy muy MUY inspirador. Me dan ganas de ser parte de ese mundo.

El contraste que nace de convivir con personas excepcionales lleva, después de un deseable pero tortuoso sentimiento de So Unsexy, a la búsqueda de un estado personal en el que se necesita tener lo que haya que tener para por lo menos ser digno de
estar frente a frente a ellos. En eso estoy trabajando.
*Así que, aunque le haya comprado llantas nuevas, mi nueva próxima meta es cambiar de coche.
...

viernes, 14 de agosto de 2009

Inspirador

Me encanta este blog, porque además de la moda, la realidad y el buen gusto; después de seguirlo unos cuantos días se siente que su autor tiene una auténtica pasión por la vida.
...

jueves, 13 de agosto de 2009

Del porqué hay que denunciar

Esta es la historia de un hombre paseando por la Condesa, como cualquiera de nosotros cualquier día.
Siente algo extraño.
Entonces, lo ve: desde el parque México lo observa. Toma una foto al observador sin que se dé cuenta.

Es en la intersección de Michoacán e Insurgentes cuando lo alcanza minutos después. Saca una pistola y dice Afloja todo, sigue caminando y no la hagas de pedo.

En un cálculo que pudo haber sido mortal, el hombre se lanza hacia la pistola. "Se me hizo extraño que no la disparara, pues la quiso esconder por detrás, pero le pasé la otra mano por la espalda y lo empujé a un restaurante que estaba cerca. Se tropezó con las sillas... Y fue cuando ya tenía el arma en la mano, que comencé a gritar que me ayudaran, que me estaba asaltando". Fue así como llegó la policía a hacer el arresto.

El de la pistola no es un hombre. No es insulto, es descriptivo. Es un niño de 17 años que se conduce en la vida pistola en mano porque nadie fue capaz de inculcarle el trabajo y es demasiado impaciente o tiene demasiada necesidad como para esperar a estudiar una carrera.
En estos 17 años ya tiene una experiencia extraordinaria: estuvo en el tutelar por robo a usuarios de cajeros automáticos. Por su edad, fue liberado en noviembre pasado. Sabe que hasta que cumpla los 18, cada vez que lo arresten será fácil salir a la calle en unos meses. Eso aprendió. Según su declaración de los hechos, fue el hombre quien lo empezó a golpear un día en el que él había salido a buscar un trabajo honesto.

El punto importante aquí es perder el miedo, denunciar. Porque cuando el hombrede deba volver al niño en un careo en los juzgados, será la primera vez que este delincuente de 17 años viva esta experiencia. Antes, todas sus víctimas se abstuvieron de denunciar por miedo.

No estoy diciendo que lo óptimo es enfrentrte a tu atacante. Puedes enfrentarlo mejor y de una manera más certera si lo denuncias. Lo que estoy diciendo es que ya estuvo bien de tener miedo. Ya es hora de arriesgarse.

miércoles, 12 de agosto de 2009

Más vale feo y chido que guapo y mam&*$

Cuando uno ha vivido la mayor parte de sus años en México y adora su gente, resulta muy difícil reconocer ciertos aspectos generales de sus paisanos.
"Oye, es que los mejicanos en general sois feeos eeeh", me dijo mi amigo extranjero después de visitar mi ciudad. El comentario retumbó en mi cabeza y me encabroné y se me pasó. Pensé que emitir un juicio bajo los estándares occidentales, sobre uno de los ámbitos más subjetivos que existen: la belleza, es aberrante. PERO...
Objetivamente (si cabe), la burguesía mexicana, mestiza por excelencia, es muestra de la evolución humana y contrasta de manera sobresaliente por su belleza física con la gente de cualquier otro país.
Objetivamente también (si cabe), el grueso de la población - los que andamos en las calles -, somos feones, somos obesos y - en el mejor de los casos -, somos pasaderitos y/o con tantito sobrepeso nomás. Hay que reconocerlo, tenemos que hacer dieta y ejercicio, aunque hay unos cuantos que ni con eso. Aouch...

Toda mi vida he pensado que lo más hermoso de México es su gente. Y sí. El día en que perdamos el saludo al entrar al elevador, la extrema cortesía en el servicio, la amabilidad con los desconocidos, el entregar el corazón a los que se cruzan en nuestro camino estamos fritos. Me pone a pensar en las niñas feas que por lo mismo son maravillosamente lindas y divertidas, en las rucas marimachonas que son espectacularmente inteligentes, en los gorditos feones que son los más bonachones y los más divertidos de las fiestas, etcétera. Esa es la idea. Eso es México.
Nuestra ventaja competitiva frente a países cuya población es en general físicamente bella pero son fríos, malmodientos, maleducados cof cof como Suecia perdón cof cof; es la belleza de nuestro carácter y actitud.
Así que la próxima vez que entremos a algún lado, saludemos como siempre lo han hecho los antiguos mexicanos. Cuando perdamos la educación, perdimos la identidad. Seremos como esas viejas feas gordas y aparte de todo mamonas.

By the way, les ganamos a los gringos, NOS VAMOS AL MUNDIAL, NOS VAMOS AL MUNDIAL!!!

martes, 11 de agosto de 2009

¿Es ilegal el ave que migra?

lunes, 10 de agosto de 2009

Frida es toda para ti

Podría jurar que todos los chilangos cuando paseamos por Coyoacán, imaginamos los pasos de Frida.
Al margen de su amplio éxito comercial, es fascinante pensar en esos dolorosos y atormentados pasos adornados de collares de miles de cuentas de colores.
Pasos que la han llevado desde Coyoacán y hasta todos los rincones del mundo. Frida por doquier. Hasta que ahora, por fin, nuestra artista más internacional vuelve a casa.
La colección completa de las obras de nuestra coyoacanense más célebre regresan al Museo Dolores Olmedo Patiño de la Ciudad de México, para que las disfrutemos de un jalón, todas juntas.
Así que no podemos perder la oportunidad de correr a abrazar a Frida, que una vez más vuelve a ser toda nuestra. De martes a domingo entre las 10 y las seis; aunque la entrada cuesta $5 pesos, habrá que prever algo más para todo lo que uno va a comprar en ese museo tan extraordinario de Xochimilco (valen mucho la pena las artesanías y los libros).

martes, 4 de agosto de 2009

Mexicanos Notables

Malcolm Gladwell, en su último libro Outliers, describe los interesantes patrones de los "Fueras de Serie". La neta su éxito se debe a que todos queremos saber cómo se le hace. How to become a chingón for dummies. ¿Qué es lo que comen los triunfadores? Los sentimos tan distintos a nosotros, que buscamos observarlos para copiar sus pasos con la esperanza de eventualmente convertirnos en uno de ellos.
Es precisamente la fascinación por los excelentes la que mueve a Once TV a presentarnos el proyecto Mexicanos Notables, en el que tuve la fortuna de participar con una pequeña parte: los reconocimientos. Fue espectacular enterarse de las vidas de 42 mexicanos destacados que lamentablemente no siempre conoces.
Conocí historias sobre escultores que se empeñaron en reflejar lo que nadie ve de sí mismo, migrantes indocumentados que llegan a ser grandes neurocirujanos, simpáticos persistentes a punto de pisar la superficie lunar, mujeres que convierten la desgracia de perder una pierna en un triunfo de oro olímpico.
Puse mucha atención para saber qué puedo copiar de ellos.
Me di cuenta que tengo el ingrediente principal que los llevó a la cima. No soy distinto, todo lo contrario. Son idénticos a mí, por ser mexicanos como yo. Su mamá no les dió una papilla mejor ni peor que la que me daba a mí mi mamá. El patrón de éxito que necesitaré seguir, lo llevo ya corriendo en mis venas. Me sentí orgulloso de México y de compartir tierra, cielo y sueños con estos grandes hombres y mujeres.
Un día, quiero ser uno de ellos.


domingo, 2 de agosto de 2009

Lo que mi tío dejó al morir

Hace poco más de un mes, sorpresiva y extrañamente, mi tío se murió en un hospital del Seguro Social. Demasiado pronto. Si bien era un hombre bastante gordito, a todos nos pasmó su repentina partida.
En la colonia Obrera, exactamente sobre el eje central Lázaro Cárdenas, se ubicaba la legendaria Discoteca Lux Men, un espacio que él ocupó hasta el final de sus días. Mi madre trabajó allí, vendiendo discos desde los 12 años. De entonces me llegan historias llenas de sinfonolas, vinil, tocadiscos y agujas de diamante. Tiempos de Javier Solís, Virginia López, César Costa...
En los '80, fue allí donde mi tío me vendió mi primer cassette: Kaoma. Fue él quien me consiguó también el de Caló y el de Ace of Base; y a mi hermana el primero de la Trevi. Lo último que recuerdo de él fue un magnífico chiste groserón que contó - todavía este año - en una comida familiar. Siempre riéndose.

Más que esos recuerdos, mi tío - con quien a decir verdad no llevaba una relación cercana ni contínua -, me dejó la herencia más abundante que he recibido en mi vida. El brutal impacto de su súbita muerte marca claramente una época de revaloración de la vida y reencuentro con la familia.

La semana pasada, por primera vez, salí de antro con mi papá, mi mamá y mi hermana. Jamás lo habíamos hecho. Todos teníamos miedo de no pasárnosla bien, no nos conocíamos en un ámbito así. Pero más que eso, todos teníamos terror de morir antes de haber disfrutado o haber sido disfrutados por los otros. Era urgente iniciar un acervo de recuerdos a los cuales asirse cuando el primero de nosotros muera. Fue probablemente la velada más feliz de mi vida, llena de amor, chupe, baile, canturreo, brindis y abrazos rodeado de las personas que más amo. Gracias tío Iquis.

Después de la universidad, dejé pasar tener un seguro de gastos médicos. Vale madres, estoy joven, decía. Lo mismo mi hermana y mi madre, quien durante años nos ha repetido el mantra de A mí cuando me enferme me llevan al Seguro. Está claro que la vida es tan frágil que escurre en segundos por entre los dedos. Estamos empezando a discutir seriamente cómo y dónde queremos ser enterrados; qué hacer ante una situación de hospitalización o partida. Algo que nunca hubiera llegado sin una llamada de atención. Gracias tío Iquis.

Cuando mi bisabuelo llegó a México desde el Líbano, engendró una prole amplísima de muchos hermanos que vivieron siempre juntos. Una de ellas fue mi abuela quien, dicho sea de paso, amó mucho a mi tío siempre. Al crecer, tuve contacto con pocos primos. La única oportunidad que he tenido de ver a la mayoría es durante los velorios.
Fue horrible/hermoso reencontrarme con tíos, primos y familia ante un ataúd. Saludarnos con gusto pero entre lágrimas por las hijas y esposa que le sobreviven a mi tío Iquis. Decir "mucho gusto" a familiares ante la preocupación por la madre de mi tío, que es mi comadre, ya muy mayor.
Hace unas tres semanas, recibí en mi casa para comer a los tíos y primos con quienes conviví de niño, así como no lo hacíamos en décadas. Gracias tío Iquis. Esa tarde, nació la iniciativa de una comida para reunirnos todos, que llegó por fin hoy. Conocí en persona a mucha gente de cuyos padres escuché historias fantásticas contadas por mi abuela. Prepararon kipe y tabule (o como se escriba), así como enseñó a preparar nuestro bisabuelo. Entre foto y foto, viví un momento
intensamente agridulce. Porque detrás de las caras de mis familiares, encontré a sus padres (mis tíos-abuelos), y encontré una vez más a mi amada abuela. Encontré a seres extraordinarios y entrañables a quienes extraño, que parecía que no estaban pero que hoy de algua manera abracé al abrazar a mis a primos y primas; comprobando que permanecen conmigo gracias a ellos aunque en el plano físico se hayan ido.
Pensé en todos ellos, los imaginé reunidos viéndonos, seguro hoy estuvieron contentos. Muchas Gracias tío Iquis.